portada de Sonetos sobre los “XVI modos”

Pietro Aretino

Sonetos sobre los “XVI modos”

Colección: Medio maravedí 1
Prólogo de Giancarlo Depretis
Traducción de Pablo Luís Ávila
Páginas: 187
Formato: 15 x 21 cm
Encuadernación: Rústica
ISBN: 978-84-7651-736-9
Año aparición: 199

Precio sin IVA: 12,50€
Precio con IVA: 13,00€

«Al final, tal vez se trate, en todo esto, de saber si Eros está presente. Los dibujos de Giulio Romano no expulsaron el Amor, es todavía Amor lo que está sucediendo en cada uno de ellos, al tiempo que en los sonetos de Pietro Aretino no se ve ni se presiente una señal, aunque sea breve, de su presencia.»

Del Prólogo de José Saramago a la presente edición.

De la parte en sombras del luminoso renacimiento italiano, recuperamos un estallido de erotismo explícito y —según se lea— molesto hasta el insulto: es el Pietro Aretino (1492-1556) maestro del pasquín, la intriga palaciega y el exhibicionismo, el que moja su pluma entre el libelo y una ambigua defensa de la libertad absoluta. Aretino, consciente de su poder personal, rindió a papas y emperadores y acabó fomentando una leyenda de poder y malditismo. Alejándonos ahora en lo posible de interpretaciones tendenciosas, reproducimos completo el único ejemplar del siglo XVI de la editio princeps, de los Sonetos sobre los «XVI modos».

El trabajo de análisis, anotación y traducción de los textos llevado a cabo por el profesor Pablo Luís Ávila, poeta y catedrático de lengua y literatura españolas en la Università degli Studi di Tornio, nos permitirá finalmente fruir en España de toda la complejidad literaria original de esta obra.

Completamos esta edición con el texto inédito, escrito para la ocasión, del premio Nobel José Saramago: La imagen y la Palabra.

 

 

Al glosar en sonetos los polémicos grabados de su amigo Marcantonio Raimondi, Aretino sobrepasó la mera amplificación, verbal de las «dieciséis posturas» dibujadas para dar de lleno en otras obsesiones igualmente íntimas. En el Aretino de esta obra, joven y profundamente agresivo con la corte pontificia, encontramos en germen casi todos los temas que marcan el resto de su escritura, desde el obvio erotismo desinhibido hasta la feroz crítica al enjambre de poetas e intelectuales mediocres y serviles con el poder. La inteligencia humanista de Aretino se muestra bien clara aquí al aprovecharse tan temprano de la poderosa simoiosis de imagen y palabra que multiplicaba la imprenta; mientras, su espíritu anticlásico irrumpe al esgrimir sin miedo el espejo carnavalesco de la explicitud. Todavía lejos del momento en que hasta el mismísimo Francisco I le haya de obsequiar con una cadena de oro, aquí, hacia 1525, le vemos huyendo de Roma y evitando por poco ser asesinado. Siempre al amparo de protectores que le acogen a partes iguales por respeto y temor, la existencia de Aretino corrió por el filo de una daga. Escrupulosamente bien informado, sus verdades incomodan y su influencia, derivada de su capacidad para manipular la opinión, asusta: consiguió así vivir de su pluma y ser uno de los primeros escritores profesionales modernos.

Comprar en: